Miru Wong hace zapatos bordados. Se ha encargado —gustosamente— de continuar con la tradición familiar que comenzó su abuelo en 1958. Pero la influencia de Occidente ha provocado que los zapatos bordados cada vez se tengan menos en cuentas en la moda del día a día y que Sindart, el negocio familiar, esté en peligro. Pero Miru ha encontrado la forma de reinventarlo. 

Los zapatos bordados, el arte que se puede llevar encima, son la combinación perfecta del bordado chino con la tradición zapatera. Con más de dos mil años de historia, son los objetos de moda más icónicos de la cultura china, y los bordados de estos zapatos son el alma de esta artesanía, que simboliza la suerte y las bendiciones. La belleza estética, la practicidad y el simbolismo son los tres elementos clave de un par de zapatos bordados de calidad. Pero para mí no son sólo un par de zapatos; son también el símbolo de mi familia y lo que me une a ella.

Me llamo Miru Wong y represento la tercer...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--