La historia de cómo un niño nacido en la capital de la República Dominicana descubrió la riqueza de su centro histórico. Miguel Piccini es periodista, escritor y guionista, además de un enamorado de la parte colonial de su ciudad, Santo Domingo. ¿Le acompañamos en su recorrido?

Fotografías de Fran Afonso. 

No recuerdo el día que comprendí sin esfuerzo una frase en inglés, pero sí la primera vez que unos turistas solicitaron mis servicios como «guía». Tendría 9 o 10 años, mi bici era un artefacto de piezas adaptadas y pedalear por la calle El Conde —entonces abierta al tráfico— se había convertido en mi pasatiempo de las tardes. Aquella pareja hablaba español, pero con un acento distinto al mío. Mientras el hombre consultaba un folleto, la mujer me preguntó si podía llevarlos al Convento de los Dominicos. A continuación, clavaron sus ojos en mí y, de resultas, perdí el habla. Yo sabía, por boca de mi abuela, que la pequeña iglesia de nuestra cuadra esta...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--