Un escritor centroeuropeo viene del pasado para recorrer nuestras calles y comprobar cuánto ha cambiado (y cuánto no). Robert Walser, maestro de autores como Kafka, defendió el paseo como un ensimismamiento que permitía prestar atención a los detalles de la vida cotidiana. En su obra, llevada a las calles de Barcelona, se une la defensa de la lentitud con la celebración del vagabundeo como fuente de placer. 

Una chica de edad cercana a la que se le supone a los miembros de la generación millennial interrumpe la escucha de un tema de reguetón a través de su teléfono móvil de última generación para ofrecer un cigarro al escritor, que es poco más grande que su bastón. Esta estampa asincrónica pasa desapercibida para casi todos los presentes, pero tal vez sea una de las imágenes más poéticas que nos ha deparado este delicioso paseo de una hora y media con Robert Walser por las calles de Barcelona. El escritor suizo ha venido del pasado para propon...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--