Urbana y rural. Campesina y ciudadana. Local y global. Social y conservadora. Activa y también desigual. Medellín, la ciudad que estaba «vetada» internacionalmente a finales del siglo pasado, es hoy uno de los lugares más vivos, pujantes y atractivos de América. 
Medellín, el laboratorio de Colombia, nos muestra que un metrocable es algo más que un transporte público y que el único metro de Colombia es mucho más que un conector urbano; que museos, bibliotecas y parques no son sólo «equipamientos urbanos». La capital paisa, aún con muchos problemas sociales y muy diversas fisuras fruto de las históricas desigualdades, prueba que la suma de muchos pequeños grandes cambios (políticos, urbanísticos y sociales) es muy poderosa.

Para los barrios que quedan sobre las montañas se han elegido cables de transporte público, los metrocables.

Medellín enseña que un metrocable es algo más que un transporte público, que el único metro de Colombia es mucho más que un conector urbano, y que mu...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--