Para cruzar México ilegalmente, centro y suramericanos se ven obligados a montarse sobre el ferrocarril que es conocido, de un modo algo amistos, como «La Bestia» o, ya sin eufemismos, como el «Tren de la Muerte», igual que los que transportaban a homosexuales, gitanos y judíos a los campos de concentración y exterminio nazi.
Las rutas atraviesan todo el país como si se tratara de líneas de producción de una fábrica. Las personas migrantes en su tránsito por México son solo un ejemplo de quienes se convierten en su materia prima. Sus pasos nos acompañarán en esta visita guiada por el proceso de producción de la necropolítica.
En el camino hay varios miles de migrantes desaparecidos. Ellos y ellas se suben al lomo de La Bestia, que los maquinistas frenan en zonas como Tierra Blanca, Veracruz, por petición de miembros del crimen organizado, quienes, a sabiendas de las autoridades, hacen secuestros masivos. Otras veces son extorsionados con 100 dólares, como mínimo, para poder seguir, c...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--