«Roberto Bolaño es uno de esos pocos escritores que se han convertido en un destino de viaje», defiende Jorge Carrión en esta crónica. Posicionándose como (meta) metaviajero Carrión relee la voz y retraza los pasos de los que ya releyeron y retrazaron. Busca (y encuentra) vestigios de Roberto Bolaño, de su movimiento, de Los detectives salvajes y del desierto en Brújula de Mathias Enard.

Blanes es un pueblo que no se acaba de definir. No pertenece realmente a la Costa Brava. No es totalmente turístico. No es del todo hermoso. No acogió rodajes de películas de Hollywood como otros pueblos más al norte y más bellos. No es particularmente artístico o literario. Durante décadas el tren de la costa tuvo aquí su última parada, pero ahora hasta eso le han arrebatado: la línea continúa desde hace unos meses hasta el Portbou de Walter Benjamin. Pero llego en autocar.

Llego en autocar un día de primavera a media mañana y retrazo el itinerario de la vida cotidiana de Roberto Bolaño, el ...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--