Dice el diccionario que «sincretismo» sería, en antropología cultural y religión, algo así como «un intento de conciliar doctrinas distintas» y, de manera común, lo entendemos como una propuesta que une (religiosa, festiva o culturalmente) elementos que no tienen por qué guardar una coherencia sustancial y en los que podemos percibir características de fusión de figuras procedentes de diferentes visiones del mundo.

Si a esa idea de «sincretismo» le añadimos la de «eclecticismo» —entendido como el escoger (sin principios determinados) concepciones, puntos de vista e ideas que pueden ser compatibles de forma coherente, combinándolas y mezclándolas aunque el resultado pueda ser a menudo contrapuesto, sin formar un todo orgánico— podríamos acercarnos mucho a entender gran parte de las tradiciones populares y celebraciones de México.

En ellas se mezclan las fechas, santos y dogmas de la fe católica con los ritos milenarios, fábulas y tradiciones ancestrales indígenas de cada p...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--