En esta casa del barrio de Parcelles en Dakar empezó todo un 15 de enero de 2011. Fadel Barro y sus amigos, los raperos del grupo Keur Gui y el periodista Aliou Sane, estaban hartos de oscuridad: los cortes de electricidad en la ciudad duraban casi todo el día. Alrededor de una vela y fruto de una «larga sedimentación de frustaciones», dieron un paso al frente y montaron el movimiento Y’En a Marre («Ya basta») para combatir la «pasividad cómplice de la juventud senegalesa».
Barro y sus amigos se habían dado cuenta de que «ya no era suficiente» con hacer canciones de rap protesta o escribir artículos críticos en la prensa. Había que construir un colectivo crítico autorganizado al margen de los partidos que fuera capaz de «sacar al país del fatalismo» y «poner las preocupaciones de los ciudadanos en el centro de la acción política de Senegal».
Con el sonido poderoso del hip-hop creado por sus amigos raperos de la infancia (transmutados en nuevos griots modernos de África) y, au...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--