Son postales sardas, pero no las encontrará en las tiendas de souvenirs. Paisajes quemados. Turistas haciendo fotos. Carreteras solitarias. Playas industriales. Inmigrantes en bicicleta. Huertos urbanos en medio de la nada. Procesiones menores y rincones abandonados.

«Ha sido un viaje de vuelta a mi tierra para mirarla con ojos etnográficos; de un modo distante, pero implicado». Así explica su trabajo documental Sardinian Postcards el fotógrafo sardo Alessandro Toscano.

Tras un tiempo fuera de la isla, Toscano volvió a Cerdeña y se planteó un proyecto creativo: reconstruir para él mismo una imagen propia de una Cerdeña «lo más contemporánea posible». Desde aquel inicio, tuvo claro su objetivo: «contemplar la Cerdeña de ahora: cómo ha cambiado y cómo está cambiando». Y, si nos dejamos guiar por sus imágenes y palabras, parece que lo ha conseguido: «Los sardos», asegura «nos hemos dormido en los laureles, con respecto a nuestra imagen».

Sus postales son, sin duda, un despertador...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--