Las impresiones de un joven Juan Trejo en su primera visita a Nueva York quedaron marcadas por su encuentro fortuito con el líder de The Smiths, Morrissey, a quien idealizaba y odiaba a partes iguales. El encontronazo trastocó por completo la visión de la ciudad por parte de un Trejo que, a sus 25 años, terminó dándose cuenta que la Gran Manzana le abrió los ojos a un futuro tan próximo, que ya era presente. 

 
Esto ocurrió antes de que las Torres Gemelas cayeran.
Llevaba ya unos cuantos años viajando con regularidad. Me sentía particularmente orgulloso porque a pesar de lo exiguo de mis ingresos, conseguidos siempre en trabajos temporales y precarios, sin relación ninguna con mis estudios o mi afán creativo, había convertido el hecho de viajar en algo cotidiano, presente como mínimo en mi planificación anual.
A mis veinticinco años, había recorrido Andalucía en autocar, había atravesado Grecia en un coche de alquiler, conocía buena parte del norte de Italia. Per...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--