El fotógrafo Carles Mercader viajó a Tokio para retratar todas las personas extraordinarias con las que se cruzó dentro de una de las urbes más densamente pobladas del planeta. Un fotoreportaje marcado por su estilo único, siempre en blanco y negro, donde encontramos a un tatuador tradicional o a un antiguo miembro de la Yakuza. En su mirada, Mercader transmite la oposición cultural entre Oriente y Occidente. 

 

Estuve muchas veces en Tokio antes de llegar a Tokio. Había pisado las calles que cruzan las novelas de Ryu Murakami, había estado en los mismos locales donde se dispararon los flashes de Araki y Seiji Kurata, había contemplado los fuegos artificiales del Hana-Bi en el cielo nocturno de las películas de Takeshi Kitano…

Quería llegar a la ciudad y fotografiar mis recuerdos.

En la cocina tradicional japonesa, el arroz recibe el nombre de gohan y se sirve generalmente en un bol. En contraposición, un restaurante japonés que ofre...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--