Luego de recibir el Premio a Mejor Director en el Festival Internacional de Cannes en 2006 por su filme Babel, le preguntaron a Alejandro González Iñárritu si se consideraba el mejor director mexicano del momento. Su respuesta, sin embargo, fue: «Quien está haciendo el cine importante en México es Carlos Reygadas». Como si de profecía se tratara, al año siguiente Reygadas obtendría en Cannes el Premio del Jurado y en el 2012 se llevaría el Premio a Mejor Director. Además de profética, la respuesta de González Iñárritu fue de lo más acertada; Reygadas, junto con un grupo de cineastas destacados, han logrado desarrollar —durante los últimos años— un cine mexicano de relevancia, llevándolo a niveles que a principios de la década del 2000 habrían sido inimaginables. Los premios internacionales le llueven a los nuevos filmes, hecho que habla tanto de la calidad de las obras y sus autores como de la fuerza que ha tomado el cine mexicano. Una industria pequeña, en comparación con las ...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--