La región se llama Antioquia (como la ciudad antigua, Antioquía, pero pronunciada a la manera griega, Ἀντιόχεια, con acento en la «o») y es una de las más montañosas de Suramérica. Montañosa y selvática. Desde la Patagonia es posible viajar en automóvil hacia el Norte hasta que las selvas, humedales y montañas de Antioquia y Chocó se interponen, como un mar verde impenetrable. Lo mismo ocurre de Norte a Sur: es posible conducir desde Toronto y atravesar Estados Unidos, México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, en general por buenas carreteras. Pero donde termina Panamá y empieza Colombia, de repente, todas las carreteras se interrumpen y surge un mar de árboles, montañas y pantanos. Hay una inmensa selva lluviosa tropical, y ya no es posible seguir en carro. Ni siquiera a caballo; solamente a pie. Ahí, en esa zona conocida como «el tapón del Darién», empieza mi tierra montañosa y aislada. Si las Américas no están unidas por tierra es porque mi región impide el paso d...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--