Cuando Julio Montané llega a Sonora se percata de que «lo ventajoso de dedicarse a la historia en Sonora es que hay mucho por hacer, mires donde mires puedes iniciar una investigación». A través de esta crónica, Bruno Montané retrata el proceso de creación del Atlas de Sonora y lo que supuso para el norte de México, para Bolaño y para la literatura.

«... mapas sonorenses que en parte son mapas secretos de mis últimas indagaciones.»
Julio C. Montané M. (dedicatoria en un ejemplar del Atlas de Sonora).

México D.F. y Hermosillo (Sonora)

Su oficina era una vieja celda rehabilitada de manera modesta, con las rejas originales de la puerta conservadas de modo que, al entrar en ese espacio, podía sentirse la presencia de los cientos, quizá miles de presos que alguna vez ocuparon el lugar. Aquel cubículo carcelario fue el centro de actividades en el que Julio Montané desarrolló gran parte de su experiencia de investigación. Fue, además de otras indagaciones, el lugar donde llevará...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--