El vino tiene una importancia capital en los pueblos bañados por el Duero, pero probablemente en ningún núcleo urbano esa bebida se celebra tanto como en Toro. La fiesta de la vendimia ensalza ese momento en que la uva viaja del campo a las bodegas, paso previo a su consumo y comercialización. Las calles toresanas se llenan de tradición, color y sabor, en una celebración única que revoluciona este pueblo zamorano.

Fiesta. Vino. Tradición. Arte. La Fiesta de la Vendimia de la ciudad de Toro —que se celebra durante el Puente del Pilar, en octubre— reúne todos estos elementos. Y mucho más. No sólo es la celebración del vino de Toro, sino una fiesta para los sentidos de todos cuantos participan en ella, especialmente como público. La localidad rebosa color, el de los productos de la tierra: uvas —tintas y blancas—, pimientos, melocotones, chorizo. También el de los trajes típicos y el de las pinceladas del concurso de pintura rápida. Rebosa olor a vino, a queso, a dulces, a pr...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--