La artista libanesa se ha especializado en la novela gráfica que bucea en la memoria para reconstruir fragmentos de la segunda mitad del siglo XX en su país natal. La emigración intelectual a Francia le ha permitido observar ese horizonte con una distancia crítica, aunque sabiamente sentimental.

Tal vez la obra más ambiciosa de Zeina Abirached (Beirut, 1981) hasta la fecha sea El piano oriental. Se trata de una ficción documental que recrea la historia de su bisabuelo, obsesionado por crear un piano en el que fuera posible interpretar tanto melodías occidentales como los cuartos de tono de las orientales. Ese instrumento bilingüe deviene en la novela gráfica una poderosa metáfora de los puentes que se pueden tender entre dos mundos que parecen condenados a no entenderse.

Antes de ese libro de artesanía perfecta, publicó varios títulos autobiográficos sobre su infancia y adolescencia en un Beirut traumatizado por la guerra, entre los que destacan El juego de las golondrinas y Me a...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--