Nací en una ciudad triste
de barcos y emigrantes
una ciudad fuera del espacio
suspendida de un malentendido:
un río grande como mar
una llanura desierta como pampa

Y sin embargo la quise
con un amor desesperado
...
como un sueño inacabado
que se repite siempre.
Del libro Estado de exilio, de Cristina Peri Rossi (Visor, 2002)
Dice la tradición que un vigía portugués, a bordo de una carabela española, gritó: «Monte vide eu» («veo un monte») cuando divisó el pequeño promontorio que se eleva a la entrada del puerto y corresponde a lo que hoy se conoce como la barriada de El Cerro (algo similar a lo que ocurre en Barcelona con el puerto y Montjuïc). Desde entonces, se llama Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay, la más austral y la más europea de América Latina. Capital también de la poesía, de la nostalgia, de la bella arquitectura, de una suerte de encanto difícil de explicar, porque el viajero llega y si no es en invierno (la estación del año borrascosa,...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--