Con la colaboración de

CASA KOLACHO / GRAFFITOUR

A finales del siglo pasado Medellín era una de las ciudades más violentas del mundo. De entre todos las zonas calientes de la capital paisa, una destacaba por encima del resto: la Comuna 13.

En las laderas de los cerros del sur de Medellín se localizaba una de las zonas más violentas que durante años había quedado abandonada por el Estado y en la que, a principios del siglo XXI, los distintos grupos armados legales e ilegales campaban a sus anchas en un casi estado de excepción perpétuo con una cuota diaria de sangre. Poco más de un decenio después de aquellos lúgubres días y, aunque no se puede decir que los problemas de esta parte de Medellín hayan desaparecido, la situación es radicalmente diferente.

Los grandes esfuerzos de los movimientos ciudadanos y también de las últimas corporaciones municipales han logrado cambios muy significativos en la Comuna 13 y no sólo de carácter urbanístico, educativo y sociosanitario....

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--