Intentar transmitir únicamente en palabras lo que compone la naturaleza de México es prácticamente sucumbir desde el principio. ¿Cómo lograban explicar los antiguos viajeros que regresaban al viejo continente lo abundante de la flora y lo exótico de la fauna sin la ayuda de fotografías? Seguramente sus dibujos que intentaban imitar la realidad y sus crónicas de viaje parecían sueños y alucinaciones provocadas por las mareas y los numerosos días en alta mar; al menos eso creían aquellos ilusos que se habían quedado en Europa.

En este país se conjuga una tremenda biodiversidad natural; al igual que los navegantes que llegaron al puerto de Veracruz, deslumbrados por la exuberancia de lo que alguna vez fue la Nueva España, hoy descubrimos uno de los territorios más heterogéneos del mundo. Este es un viaje al modo de las diapositivas antiguas, que cambian su proyección visual conforme avanza el viajero de Norte a Sur, a través de la infinidad de ecosistemas que componen este espl...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--