Pere Joan traduce a imágenes una crónica de viaje de Agustín Fernández Mallo que se transforma, sucesivamente, en ensayo histórico sobre Central Park y en cuento o autoficción. La creación de mitologías contemporáneas y la extrañeza unen las poéticas de ambos autores.

Los mundos de Agustín Fernández Mallo y Pere Joan ya se encontraron en la adaptación a cómic de Nocilla Lab que hizo en 2011 el dibujante a partir de la novela original del escritor. Era cuestión de tiempo que ocurriera ese encuentro, porque ambos autores viven en Mallorca, son amigos y poseen archipiélagos mentales extrañamente afines. Cada uno ha creado su propio mundo, una red de islas de procedencias distintas; y, tal vez sobre todo, una mirada lateral sobre esos fragmentos poéticos y filosóficos. Y esas redes y esas miradas tienen zonas de encuentro, como el sincretismo o la extrañeza y la libertad total.

Si la primera colaboración se centró en la tercera parte del Proyecto Nocilla (Alfaguara, 2013), es...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--