Un país no puede ser contado sin su gastronomía. En su viaje por República Dominicana, Virginia Mendoza y Paty Godoy descubrieron con sus paladares una mezcla única entre lo tradicional y lo innovador. Una crónica sobre lo que come auténticamente en cada ciudad dominicana, fuera de los límites de los resorts.

Fotografía de cabecera de Fran Afonso / Fotografías interiores y vídeo de Paty Godoy

La cocina de un país es su paisaje

puesto en la cazuela

Albert Pla

En los años 70, el fotógrafo Polibio Díaz iba con sus amigos cada domingo a Playa Caribe, cerca de San Pedro de Macorí. Tirado sobre la arena, divisó a lo lejos a una mujer a la que pudo reconocer. «Ay, mira, esa es Eunice Kennedy», dijo, para desconcierto de sus amigos. Ninguno le creyó y todos se burlaron. Tanto insistieron en que estaba loco que finalmente se acercó a ella para entablar conversación. Y para que se callaran. En esos momentos, uno de sus amigos a...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--