La isla de La Hispaniola, compuesta por la República Dominicana y Haití, tiene unas características geológicas únicas que la convierten en un hábitat excepcional. Pero mantener esta biodiversidad tan peculiar requiere un control efectivo; es decir, un esfuerzo económico. Y ahí, no todas las prioridades siguen la misma línea.

Fotografía de Fran Afonso. 

Mucho más allá de sus playas de arena dorada y de aguas turquesas, la República Dominicana esconde un tesoro sorprendente en términos de biodiversidad. Y es que la historia geológica de la isla de La Hispaniola es especial en el Caribe, pues a diferencia de las otras islas antillanas, aquí convergieron dos islas que terminaron por unirse al sur y al norte del valle de Neyba. De esta unión surgió una variedad de ecosistemas muy amplia, que va desde lagos y lagunas situadas debajo del nivel del mar —como la Hoya del Lago Enriquillo, 40 metros bajo la superfície— a grandes montañas d...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--