Afrontamos una «travesía en la geografía intratextual» de la obra de Roberto Bolaño, donde el destino México se resume en las abstracciones de ciudad y desierto, D.F. y desierto y donde el recorrido de los personajes conduce hacia una experiencia del vacío, de la poesía que se esconde en los márgenes del mundo.

Quand on voyage on devrait fermer les yeux
Blaise Cendrars
Cartografía: arte de trazar mapas geográficos 
DRAE
Roberto Bolaño escribe una obra nómada. El signo que reúne novelas, cuentos y poemas es el viaje, pero el viaje sin destino, errante. Los personajes salvajes de Bolaño no son viajeros, son nómadas que se pierden en las rutas del mundo, zahoríes que buscan manantiales subterráneos, sin lograrlo.
Y todas las rutas del mundo, de un modo extraño y definitivo, conducen a México. Sin saber bien cómo, los seres que habitan la obra del autor chileno se encuentran atraídos, fascinados por ese país que siempre parece remoto y violento. Su destino está atado a México. Al...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--