Es la primera forma de viajar
La más primitiva manera de ir más lejos.
Es como respirar mientras duermes, o beber agua para no morir.
Un acto inconsciente que nos une a (casi) todos los humanos.
Caminar...
no cambia el mundo, pero ha sido una acción fundamental para enfrentarse al autoritarismo, la violencia; para afrontar el miedo compartido y desafiar a la violencia. Del caminar como herramienta de acción política nos habla la reconocida ensayista norteamericana  Rebecca Solnit, que se une a la lista de colaboradoras de Altaïr Magazine con un ensayo extraído de su libro Wanderlust. En él nos recuerda cómo durante siglos (aún hoy en demasiados lugares del planeta) las mujeres fueron libres de caminar sólo para el placer de los hombres. Hasta bien entrado el siglo XX, muy pocas mujeres que no fueran prostitutas caminaban solas, por ejemplo, por las calles de Londres, París o Nueva York. Las mujeres, no hace tantos años, aún eran castigadas por ejercer la más simple de las libertad...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--