En la isla Hispaniola se encuentra un tesoro de país escondido entre los tópicos del turismo, que baila, ríe y llora cerca de ríos verticales, entre rutas literarias de pasados esclavos; por playas imposibles, dentro de coquetos salones de belleza y en los siempre sorprendentes colmados. Hay un país en el mundo…

Fotografía de Fran Afonso. 

...que es claro, frutal, fluvial, material: tórrido y pateado; matinal y desterrado. En una isla de campesinos sin tierra herida por una frontera negra entre montañas y lagos. Un país que alrededor y debajo de todas las huellas representa la compleja mezcla de civilizaciones, tonalidades y tradiciones proyectadas en la piel y el pelo de unas gentes que van al salón de belleza como epifanía del buen gusto, según cuenta Deidamia Galán.

Hay un país en el mundo que es un sancocho, tiene de todo y es suculento, atractivo, variado: difícil de entender, más difícil de explicar. Un país en el que una olla puede se...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--