Hay que celebrar las librerías: esos espacios donde viven volúmenes (casi) infinitos y donde los lectores encuentran refugio. Pero, ¿sabemos qué diferencia hay entre una buena librería, una librería bonita y una mala librería? Para no equivocarnos, nuestro colaborador Jorge Carrión, autor del ya clásico ensayo Librerías, ha confeccionado una lista con sus mejores recomendaciones a nivel mundial.

 

Si tuviera que escoger una única virtud de las librerías sería el siguiente: nos ofrecen un horizonte de estabilidad. Se dirá que lo mismo ocurría con las iglesias y ocurre todavía con las bibliotecas, incluso que eso mismo es lo que nos ofrecen las pantallas rectangulares con las que convivimos cotidiana, íntimamente. En las tres priman las líneas rectas, pero mientras que los templos clásicos y las bibliotecas monumentales nos empequeñecen, las pantallas del móvil o del ordenador nos agrandan; las librerías, en cambio, son por lo general a nuestra medida, la medida de n...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--