Un río extraordinario debe nacer en un lugar extraordinario. El Duero lo hace en el pico de Urbión, cerca del bosque viejo y de la legendaria Laguna Negra, donde los hermanos Alvargonzález arrojaron a su padre según Antonio Machado. Subimos con Yolanda Santos y su hija por esa montaña hasta dar con el punto en que el Duero asoma al mundo exterior en forma de hilillo de agua.

—¿Qué hay en el nacimiento del río? —dice Candela distraída mientras empezamos nuestra excursión.

—Pues, hay gente que dice que allí no hay nada.

—¿Nada? —me mira abriendo los ojos con intriga

—Quizá no sepan mirar bien…

—Yo sí sé mirar. Además me he traído mi lupa —me la muestra orgullosa junto con su preciosa sonrisa infantil.

El bosque viejo

Comenzamos nuestra ruta dejando de lado la pista asfaltada. Elijo la alternativa de subir a través de la senda señalizada hasta la Laguna Negra. De ahí ascenderemos por el Collado de Majada Rubia hasta el Pico Urbión, para...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--