De todos los territorios que se nos presentan en los medios de forma opaca —si no estereotipada—, Irán es quizás el que más potencial tiene. Lo sabe bien la escritora Patricia Almarcegui, gran conocedora del país. En este artículo nos ofrece seis claves para deconstruir nuestro ideario sobre Irán, para así diferenciar todos los matices que se esconden tras la retórica simplista alrededor del islam y las armas nucleares. 

 
Hace unos días volví de otro viaje a Irán, una de las grandes potencias del mundo. «¿Irak, has dicho Irak?» me preguntaron unos conocidos y contesté, «No. Irán, he dicho Irán» y guardaron silencio. De Irán no se conoce casi nada. Oriente no interesa e Irán, tampoco. Cuando un Gobierno invierte para construir una determinada imagen de sí mismo —como ha hecho también el iraní—, lo consigue. Así, Irán se identifica desde 1979 con la revolución islámica (también llamada Revolución —a secas—, pues era lo que los iraníes esperaban, un cambio y transformación c...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--