Si hay un deporte que lleve el viaje en su ADN, ese es el surf. Cada año, torneos, patrocinadores, amateurs, profesionales, románticos y aprendices se desplazan —a veces en una vuelta al mundo constante— buscando «la» ola, «la» marea, la nueva experiencia. Durante mucho tiempo, el surf africano se restringió a las experiencias de la juventud sudafricana, pero hoy en día se extiende por el continente y las olas de Marruecos, Costa de Marfil o Senegal arrastran no sólo a nómadas europeos o americanos sino también a una comunidad local cada vez más fuerte. Entre las personas que han hecho esto posible está Oumar Seye.

Salido de la nada, Oumar Seye ha sabido ascender escalones hasta erigirse como un monumento al surfer-manager. Tras una larga carrera con una marca internacional —según el sistema de patrocinio habitual en este deporte— a sus 37 años de edad se encarga hoy del desarrollo de esa marca en África, habiendo conseguido, desde hace dos años, poner en pie tiendas y escue...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--