Bajo las escaleras de Hong Kong, esas de los edificios de apartamentos construidos en los años 50, hay trocitos de historia. Allí se alojaban los pequeños comercios, tienditas y negocios familiares, que hoy desaparecen poco a poco al no poder adaptarse al ritmo veloz de la urbe. La periodista hongkonesa Olivia Chan nos cuenta las grandes historias de tres pequeñas tiendas que aún resisten.

Hong Kong siempre se ha enorgullecido de su mezcla única de cultura occidental y oriental, pero el desarrollo urbano está expulsando lentamente a los pequeños comerciantes y artesanos locales.

En los años 50 del siglo XX, se construyeron edificios de apartamentos o casas-tienda para alojar a un población cada vez mayor. El espacio bajo las escaleras, justo al lado de la entrada, se dedica normalmente a un pequeño negocio. A menudo, los dueños mantienen a toda su familia con este espacio de 2 a 7 metros cuadrados.

Cheung Shun-King, de 63 años, es propietario de...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--