Con más de dos mil bienes de interés cultural, once catedrales e incontables joyas de todos los estilos arquitectónicos, la cultura contemporánea de Castilla y León mantiene un pie en el presente, pero siempre con el otro apoyado en ese pasado vivo.

En las conversaciones sobre lo divino y lo humano de dos amigos —un sacerdote vallisoletano, José Velicia, y el escritor abulense José Jiménez Lozano— surgió a mediados de los ochenta la idea de convocar la belleza dispersa por los templos de Castilla y León. Pronto encontraron cómplices para la aventura y con un proyecto bien cimentado convencieron a los obispos de las once diócesis de la Comunidad, además de lograr financiación privada y pública. En 1988 se inauguraba, en la catedral de Valladolid, Las Edades del Hombre. La muestra superó el millón de visitantes en algo más de cinco meses.

El fenómeno de Las Edades iba a tener sus primeras réplicas anuales en Burgos, en León y en Salamanca, donde toca...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--