El conjunto rupestre de grabados al aire libre más importante del mundo se encuentra en la valle del Côa, río que desemboca en el Duero. Los visitantes pueden disfrutar de este arte paleolítico gracias a sus vetustos autores, pero también a los vecinos que, 20 000 años después, evitaron la construcción de una presa que habría sumergido la historia completa de sus antecesores. 

Cerca de Vila Nova de Foz Côa se encuentra el conjunto rupestre de grabados al aire libre más importante del mundo. En la cuenca del río Côa, afluente de ese eje vertebrador que es el Duero, sobrevive el recuerdo sobre pizarra de la vida de los primeros ¿portugueses? que pasaron por esta zona, allá en el Paleolítico. Pero las figuras marcadas allí no son solo la prueba de la voluntad de esos cazadores del pasado; también representan el empeño de sus descendientes, los que viven instalados en este rincón del norte de Portugal que, a mediados de los 90, lucharon para que eso...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--