«Si existe, acá lo encuentra, si no, es que aún no se inventa». Jesús Petlacalco comenta ―no sin cierta ironía― cómo es el barrio de La Merced, donde se concentra uno de los principales focos de riqueza social y cultural de la capital federal mexicana.

A manera de un explorador, con su mochila de cuero al hombro, Petlacalco es uno de los agitados vecinos de esta colonia. Él recorre sus bulliciosas calles en búsqueda de esos pequeños locales que lo convierten en un lugar extraordinario. Vive al encuentro de los propietarios de maravillosas historias, aún anónimas, que ayuden a narrar el mundo a través de los ojos de este barrio y que, de alguna manera, sirvan para contar la historia contemporánea de la capital de México.

Desde la época colonial, las calles Uruguay y Venustiano Carranza han sido el epicentro de casi todas las diásporas asentadas en la ciudad: la española, la judía, la libanesa. A lo largo y ancho de estas estrechas calles, en el interior de sus pequeñas tie...

--

Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.

--